Kameleonik, Nuevas colecciones, Zapatos artesanales

La alpargata pica alto con Kameleonik

Bota estilo alpargata de la marca de Bilbao Kameleonik

Bota estilo alpargata de la marca de Bilbao Kameleonik. Extremadamente originales…

Las alpargatas dominarán la Tierra o al menos el verano. Empezaron su dominación lenta pero calladamente allá por 2005 cuando se veían miles y miles de pies alpargatear como si no hubiera un mañana. Por lo menos, eso es lo que entrevió Dorita durante su veraneo de becaria en la Agencia Efe de Valencia.

Entonces las alpargatas venían en plan rústico, monocolores y sin visos de dibujos, estampados o amago alguno de fantasía. Por supuesto, las adquirías en tu mercadillo pueblerino y ya te podías trajinar todas las verbenas, ruedas de prensa o las paradas de metro más mugrosas con ellas, pues resistían todos los envites posibles y si no sobrellevaban el ritmo, el reemplazo llegaba raudo y sin sentimentalismos (cuánta crueldad podía albergar el alma de un caminante “alpargatero”…).

Sin embargo, ahora la alpargata pica alto, se nos ha vuelto algo “tonta” y parece que las marcas hacen carreras para ver cuál de ellas alumbra la alpargata más original, divertida, artesanal y, por qué no, estirada de su género (véase Stuart Weitzman). Sí, llegó la reinvención de la alpargata.

Alpargata con estampado de seda de la marca kameleonik

Alpargata con estampado de seda de la marca kameleonik

Vale, es cierto, las “alpargateras de raza” existían. Solo hay que echar un ojo (mejor ambos) a las colecciones de Castañer. De hecho, los soldados de la Guerra Civil alpargateban muy a su pesar, pues los enviaban al frente con una escopeta al cinto y unas Castañer en los pies. Pero dejando al lado la vertiente más guerrera de la alpargata, nos topamos con un 2015 hasta la bandera del dichoso calzado que yo amo, pero del que empiezo a recelar puesta está adquiriendo dimensiones de plaga.

En fin, ahí va una marca más dispuesta a batallar en el frente de la alpargata, pero que, eso sí, como todo el calzado que desfila por Dorita, es francamente original y colorido. ¿Que cuál es? Pues Kameleonik, que es algo así como el sueño zapateril de una pareja de vascos. Sí, tras las bambalinas de la marca encontramos a Elixabete Idoiaga, una ingeniera de minas, y Guillermo Basterra, publicista, entre otros oficios creativos.

Alpargatas muy originales de la marca kameleonik

Alpargatas muy originales de la marca kameleonik

La pareja echa gasolina al motor de Kameleonik, cuyo afán es la moda slowfahion, atemporal y respetuosa con el entorno. Gotas de sudor recorren mi frente pensando en la ingente tarea que les aguarda. Son unos valientes, y los pongo en la estantería de los héroes (pero no de los héroes caídos espero) junto a Pisaverde, El Naturalista, Sarah World, entre otros mutantes.

De este modo, la alpargata con suela de yute encuentra un nuevo aliado con Kameleonik, cuyo leitmotiv puede leerse en la web de la marca.

En definitiva, disfrutad de esta alpargata ideada en Bilbao pero “hecha carne” en España. Pues nada, ¡¡veranos a mí!!

Están para comérselas a caminatas por la feria del libro de Madrid con sus sedas, su lino, el yute de las suelas o el caucho. Se me hacen los isquiotibiales agua…

Zapatos con cordones y plataforma de yute de la marca Kameleonik

Zapatos con cordones y plataforma de yute de la marca Kameleonik

Hala, ahí queda eso y a sacar de paseo la tarjeta de crédito o la cuenta de Paypal pues tienen tienda online.

Alpargatas de la marca Kameleonik

Alpargatas de la marca Kameleonik

Estándar
Nuevas colecciones, Zapatos artesanales, Zapatos marca Naguisa

Parajes “zapateriles” que quitan el hipo made in Naguisa

Alpargatas cosidas a mano de la marca de Barcelona Naguisa

Alpargatas cosidas a mano de la marca de Barcelona Naguisa

A veces a Dorita le reconforta la sola contemplación de parajes zapateriles con imaginación como los que proporciona la marca Naguisa. Así que una accede a su web y se regodea con las perspectivas sobre alpargatas, cuñas, cangrejeras, piso de piel trenzado, borlas y demás que relajan el alma. Enseguida una sueña con correrías embutida en un par de este original calzado. “Sí, señor, así se hace o un afrancesado ohlalá”, porque semejantes palabrejas de ánimo definitivamente es lo que se merece la colección de primavera/verano a la que han bautizado como Posidonia (esa misma planta que pintarrajea de largas ramas verdes los fondos submarinos del Mediterráneo). Así que ya tengo ganas de meter prisa a los calores, de embotellar el invierno y lanzarlo al mar y todo por calzarme uno de esos modelos.

Gangrejeras de piso trenzado de la marca Naguisa

Gangrejeras de piso trenzado de la marca Naguisa

Botín de cordones de la marca Naguisa

Botín de cordones de la marca Naguisa

Aunque no hay que tener tanta prisa, todo a su tiempo y procedamos a la debida presentación de Naguisa pues debuta en Dorita. Lo cierto es que la firma de calzado es de esas que nacieron en 2012, en el meollo de una crisis, con pocos brotes verdes en lontananza, pero cuyos fundadores estaban de entusiasmo hasta la bandera, además de andar bien pertrechados de talento. Os cuento. El germen de Naguisa, que significa algo así como el espumarajo cervecero que el mar deposita en la playa, lo conforma una pareja de salmantinos cosecha del 83. Concretamente una graduada en diseño, Claudia Pérez Polo, y un arquitecto, Pablo Izquierdo. Ellos llevan la voz cantante y cantan de maravilla.

Alpargatas de la marca Naguisa

Alpargatas de la marca Naguisa

La marca Naguisa rumia su colección en su atelier de Barcelona, pero luego delega la tarea de montar los modelos a los zapateros de Elda, mientras que las alpargatas de yute se confeccionan en La Rioja y en el País Vasco. Así que imaginad la ensalada de regiones que ayuda a ensamblar todo el imaginario de esta firma barcelonesa. Respecto a la colección que han tramado para las altas temperaturas, resulta que nos topamos con un muestrario donde, por supuesto, abundan las alpargatas, modelos con corte Oxford, pero con trazas veraniegas (aunque por suerte he ido a terapia y ya los tengo asumidos) y yute para desayunar, para el medio día y para cenar… Huelga decir que sus modelos profesan la religión de lo artesanal, de un made in Spain de la cabeza a los pies (nada de diseñados aquí, pero fabricados allá) y de la calidad que les inculcan las manos de auténticos maestros zapateros patrios. En definitiva, su Posidonia me ha hecho aborrecer la lluvia (bendita lluvia), el frío y el viento, y ya estoy tachando (cual preso) los días del calendario que restan para calzarme unos Naguisa. Eso sí, antes deberé hacerme con un par. Para eso no necesito 30º  grados a la sombra, solo unas perras (entre 80 y 120 euros. Vaya inversión.) y una cuenta de Paypal bien entrenada. Por cierto, en la página de Facebook de Dorita siempre hay muchos más modelos. Don´t miss it.

Zapatos de la colección Posidonia de la marca Naguisa

Zapatos de la colección Posidonia de la marca Naguisa

Alpargatas de piso trenzado de la marca de calzado de señora Naguisa

Alpargatas de piso trenzado de la marca de calzado de señora Naguisa

Sandalia de cintas de la nueva colección de Naguisa

Sandalia de cintas de la nueva colección de Naguisa

Sandalia estilo Oxford de la marca de zapatos Naguisa

Sandalia estilo Oxford de la marca de zapatos Naguisa

¿Alpargatas o zuecos de corcho de Naguisa?

¿Alpargatas o zuecos de corcho de Naguisa? ¡Hibridízate!

Estándar
Nuevas colecciones, Zapatos artesanales, zapatos Vialis

Zapatos Vialis, ¡cómo nos gusta seguir tu rastro de originalidad!

Botines de la nueva colección de la marca Vialis

Botines de la nueva colección de la marca Vialis

Si algún día en Cataluña se consigue el propósito de la independencia, en Los zapatos de Dorita lamentaríamos mucho tener que referimos a la marca Vialis con un made in “el extranjero”, pues ya no la podríamos meter en el saco de la zapatera España con sus colegas La Rioja, Elda, Elche, Valencia, Canarias (representada por la artística Pisaverde)…

En definitiva, habríamos perdido a un miembro de honor que iría a recalar a las filas de la competencia y la miraríamos tan mal como a la arrogante Italia. Pero por ahora la tenemos en nómina y contratada por unos cuantos años, al menos, para las Españas. Eso sí, la marca mantiene importantes vínculos con Sax, ciudad alicantina situada a la vera de Elda (las que saben de zapatos no precisan de más para decir eso de “ah, entiendo por dónde vas) y esa no tiene pinta de querer emigrar a otro país. Sigue leyendo

Estándar